La terapia de pareja se trabaja con parejas casadas o no casadas, parejas del mismo sexo y con personas que decidan vivir separadas. 

La terapia de pareja tiene por objetivo mejorar la convivencia y el diálogo,  ayudando a la pareja para que abran su margen de opciones y se vuelvan más flexibles en sus respuestas, para que puedan interactuar de modo más efectivo y satisfactorio en todas las áreas de su relación.

Algunos temas que se pueden abordar son:

Mala comunicación

Violencia

Celos constantes

Infidelidad

Problemas sexuales

Desacreditación a la pareja

División de las actividades en el hogar

Desacuerdos con la educación de los hijos

La economía, entre otros